El Proyecto Jaime Rey de Castro nació el año 2009 como una propuesta de integración laboral  para jóvenes excepcionales mayores de 18 años. Su objetivo primordial es desarrollar habilidades y destrezas polivalentes indispensables para lograr el desenvolvimiento de los jóvenes con discapacidades intelectuales, en un puesto de trabajo. Unámonos a través de este Proyecto, asesora especialmente a las empresas -Área de Recursos Humanos- y al personal que tendrá contacto directo con los jóvenes incluidos, para la sensibilización e integración conveniente. Si usted o su empresa ya tienen un trabajador de inclusión que no proviene de nuestra Escuela, consulte sobre nuestro programa IN LABORAL.

¿Qué y cómo se desarrolla el Proyecto Jaime Rey de Castro?

Los alumnos inician su preparación personal para la inserción laboral en cuanto ingresan al Proyecto JRC. Durante la primera parte del Proyecto llamada FASE I, se evalúa la permanencia del alumno en él, de acuerdo a los siguientes criterios:

1. Con relación al alumno:

  • Orden e higiene personal y con los útiles de trabajo.
  • Disposición para seguir indicaciones.
  • Respeto por los demás y sus pertenencias.
  • Sentido de responsabilidad (puntualidad).

2. Con relación a su familia:

  • Aceptación de las características y limitaciones de su hijo.
  • Interés por su desarrollo permanente.
  • Respeto por su dignidad, identidad y autonomía.
  • Proyección del dinero en directo beneficio del hijo, como ahorro o inversión.

Además, se toma en consideración la historia del alumno y su familia, como miembros de la comunidad educativa del Centro. Los padres deberán pasar una entrevista final. Los alumnos que han sido evaluados favorablemente en cuanto a los objetivos de preparación de la FASE I y los criterios de permanencia mencionados, continúan en la siguiente fase.

En el transcurso de la FASE II, los alumnos son preparados específicamente en el desarrollo de destrezas para los oficios en los cuales se les está proyectando. Simultáneamente, se gestiona la colocación de cada uno, en  empresas receptoras.

Los alumnos que culminaron satisfactoriamente la FASE II del Proyecto, inician la última fase -FASE III-  que se caracteriza por el acompañamiento y supervisión de los maestros en el lugar de trabajo en el que cada alumno ha sido colocado. Durante el desarrollo de la segunda y tercera fase, la preparación de las familias y la sensibilización/capacitación del personal de las empresas receptoras, es fundamental para el logro de los cometidos.

Cada fase de preparación puede durar un año. Sin embargo, el Proyecto puede trabajar por cuatro años con un alumno en busca de su inserción laboral. Al término de este tiempo, los participantes son graduados formalmente del Proyecto Educativo Unámonos, con mención en la especialidad que hayan desarrollado.